NEWS

Los Deportes en las escuelas secundarias causan nuevos casos de COVID-19

Ahora que las vacunas del COVID-19 están disponibles para todos los estudiantes de 12 años en adelante, y a medida que más personas son vacunadas completamente contra el COVID-19, algunos se preguntan si es seguro volver a practicar deportes de equipo. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), “existe un mayor riesgo de propagar el COVID-19 al participar en deportes de contacto cercano o en deportes de salón”. Para disminuir el riesgo de contraer y propagar el COVID-19, la agencia recomienda evitar los deportes de contacto cercano con personas en diferentes hogares, vacunarse, usar una máscara, jugar al aire libre y mantenerse al menos a 6 pies de distancia de los demás. Sin embargo, en Alabama, CBS 42 News reportó que la mayoría de los deportes de las escuelas secundarias fueron reanudados el otoño pasado, que deportes como el baloncesto y la lucha olímpica terminaron sus temporadas completas con estrictos protocolos de seguridad para instalaciones cerradas, y que muchos deportes de las escuelas secundarias pronto retornarán completamente.

En medio de una pandemia que no tiene un final previsible, los entrenadores y atletas se enfrentarán a nuevos riesgos de infecciones de COVID-19 a medida que regresen a los campos y canchas este otoño e invierno. A diferencia de la lista creciente de universidades en los Estados Unidos que exigirán que todos los estudiantes, personal y profesores se vacunen contra el coronavirus este otoño, esa misma regla no se aplicará a los estudiantes de secundaria. Que un gobierno estatal o local pueda exigir la vacunación contra el COVID-19 depende de las varias leyes estatales, y los funcionarios estatales de todo el país han expresado poco interés en adicionar las vacunas de COVID-19 a los mandatos de vacunas escolares. Es poco probable que los legisladores hagan presión para crear un mandato hasta que la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) apruebe la vacuna para uso de todos los niños en edad escolar. Actualmente, las tres vacunas de COVID-19 están aprobadas con una autorización de uso de emergencia (EAU) y no están completamente aprobadas por la FDA.

Sin embargo, algunos legisladores ya han declarado que el virus representa un riesgo menor para los niños que para los adultos. En Texas y Iowa, los gobernadores prohibieron a las escuelas exigir que los estudiantes usen máscaras. Basándose en experiencias pasadas, los estudiantes de escuela, especialmente aquellos que participan en equipos deportivos, corren tanto riesgo de contraer y propagar el virus como los adultos.

En un artículo de abril, VT Digger informó que en marzo los atletas causaron un incremento de casos de COVID-19 en muchas escuelas. Solamente en Vermont las transmisiones dentro de las escuelas se dispararon en ese mes en gran parte debido a los deportes de invierno. Los datos muestran que al menos 133 personas contrajeron el virus en las escuelas o en eventos relacionados con las escuelas, lo que totaliza la misma cantidad de brotes en un entorno K-12 durante los primeros seis meses combinados del año escolar.

También en marzo, Colorado, Michigan, Virginia, junto con muchos otros estados, vieron un aumento en los casos de COVID-19 relacionados con los deportes juveniles y de escuela secundaria. En Colorado hubo 21 brotes activos de COVID-19 relacionados con deportes juveniles. Los jóvenes también estuvieron asociados con los casos más altos de COVID-19 en Michigan. Sarah Lyon-Callo, directora de la Oficina de Epidemiología y Salud de la Población en Michigan, dijo que “la mayor cantidad de brotes se produce en entornos escolares de K-12 con 162 casos” y que los niños de 10 a 19 años tenían las tasas de casos más altas de COVID-19. En Virginia, Reston News informó que 11 estudiantes atletas dieron positivo por COVID-19 en la secundaria South Lakes, que es parte de las Escuelas Públicas del Condado de Fairfax (FCPS). La portavoz de FCPS, Lucy Caldwell, confirmó que 11 de los 99 estudiantes en el programa de fútbol americano de la secundaria dieron positivo durante las actividades del equipo. En el mismo mes, WUSA9 TV también descubrió que 21 casos de COVID-19 fueron reportados en la escuela secundaria del condado de Loudoun después que algunos atletas dieron positivo. Colorado, Michigan y Virginia no están solos. California también tuvo un aumento en casos de COVID-19 relacionados con la práctica de deportes. La escuela secundaria Anderson en Austin, Texas, suspendió temporalmente algunos de sus programas deportivos después que fueron confirmados siete nuevos casos de COVID-19 a mediados de abril.

Deadline reportó a mediados de abril que en Los Ángeles, California, cinco brotes de COVID-19 están asociados con deportes juveniles. La directora de salud pública del condado de Los Ángeles, Barbara Ferrer, dijo: “Sabemos que usar máscaras y el distanciamiento pueden ser un desafío en algunos deportes, y que socializar en estas actividades por fuera del campus escolar también puede ser un factor en la transmisión del virus entre estos grupos. Estamos analizando detenidamente la guía actual para los deportes juveniles y es posible que estemos haciendo recomendaciones adicionales para mitigar los aumentos que estamos viendo en la transmisión entre los participantes”. Ese mismo mes, el Chicago Tribune reportó que 155 estudiantes y miembros del personal del distrito de la escuela secundaria Hinsdale se mantuvieron en cuarentena cuando estuvieron envueltos en casos de COVID-19 vinculados a la participación en equipos deportivos.

KDKA 2 CBS Pittsburgh reportó una noticia prometedora a finales de abril en la cual se indicaba que West Virginia comenzó a ofrecer vacunas de COVID-19 a cualquier persona de 16 años o más en los torneos de las escuelas secundarias. La Dra. Sherri Young, una oficial del departamento de salud, dijo: “Entendemos que los padres y adolescentes se encuentran ocupados, por eso esta es una forma en que esperamos que el proceso sea más conveniente para ellos”.

Los analistas de AM y los expertos de salud recomiendan que los estudiantes, padres y entrenadores sigan las guías de la CDC y evalúen el valor de participar en deportes contra el riesgo de ser infectados. Aunque la vacunación reduce el riesgo de contraer el COVID-19, no elimina la posibilidad de ser infectado y ninguna actividad está libre de riesgos con relación a este virus. Sin embargo, la CDC informa que las vacunas son efectivas para prevenir el COVID-19 y ayudan a proteger a las personas para que no se enfermen del todo o gravemente con COVID-19. Si bien todavía existe cierta incertidumbre sobre el riesgo de adquirir COVID-19 en los deportes de contacto, una cosa está clara: los adolescentes que participan en actividades relacionadas con los deportes están listos para volver a la normalidad. Con la preocupación emergente de que la pandemia ponga en riesgo becas deportivas para miles de estudiantes que dependen de ellas para financiar su educación, la pandemia ha interrumpido las vidas, rutinas y entrenamiento de los atletas de élite en todos los niveles, afectando psicológicamente a muchos de ellos. Junto con una fuerte recomendación para la vacunación, los expertos de salud, entrenadores y psicólogos deportivos deben diseñar un “manual” integral para lidiar con el impacto mental que la pandemia de COVID-19 ha tenido en los atletas de las escuelas secundarias.

AM LLC está trabajando actualmente en todo el país con varios estados y agencias de salud pública en pruebas, rastreo de contactos y programas de vacunación. Los condados, estados o socios de K-12 que estén interesados en asociarse con AM para apoyar a mitigar el COVID-19 deben comunicarse con el Dr. Christopher K Orlea en c.orlea@amllc.co.

Related NEWS