NEWS

¿Necesitan los estadounidenses una dosis de refuerzo?

A través de los Estados Unidos, las vacunas contra el COVID-19 han estado disponibles y accesibles para todos aquellos que tengan 12 años o más. Según el rastreador de vacunas contra el COVID-19 de NPR, el 49.2% de la población de los Estados Unidos está completamente vacunada, mientras que el 56.9% ha tomado al menos una dosis de la vacuna. Sin embargo, al 25 de julio, el ritmo ha desacelerado significativamente con 778,000 nuevas dosis administradas diariamente en comparación con las tres millones en el nivel más alto de abril. Con la caída significativa en la demanda de la vacuna, ahora emerge una preocupación acerca de las dosis de refuerzo entre las personas vacunadas. Muchas se preguntan si les dará protección adicional contra la variante delta.

La investigación ha demostrado que dos dosis de las vacunas de ARNm brindan una protección significativamente mayor contra el COVID-19 que una sola dosis. Por lo tanto, es razonable suponer que una tercera dosis podría proporcionar aún más protección. En julio, un artículo publicado en el Daily Mail describió algunos de los desafíos que el Primer Ministro de Israel, Naftali Bennet, ha estado enfrentando para vacunar a su población desde que surgió la variante delta. Bennet afirmó que la vacuna de Pfizer-BioNTech contra el COVID-19 es menos eficaz contra la variante Delta de lo que se anticipaba originalmente, lo cual conduce a una protección menor.

Similarmente, los Estados Unidos ha comenzando a ser impactado significativamente con la diseminación de la variante delta a lo largo del país. Aproximadamente cada uno de los estados ha observado un aumento en casos de la variante delta. Al 20 de julio, CNN declaró que la variante delta, que resulta ser más infecciosa que la variante original, contribuye al 83% de los nuevos casos de COVID-19 en los Estados Unidos.

Con apenas el 50% de la población de los Estados Unidos completamente vacunada y una variante desenfrenada que se está extendiendo por todo el país, aquellos que estén completamente vacunados pueden sentir la necesidad de recibir una vacuna de refuerzo más que nunca.

El 8 de julio, el CDC y la FDA hicieron una declaración conjunta acerca de las dosis de refuerzo y afirmaron que “los estadounidenses que han sido completamente vacunados no necesitan en este momento una vacuna de refuerzo”.

Al mismo tiempo que la FDA, el CDC y el NIH están recopilando evidencia para considerar si se requerirá una dosis suplementaria ahora o en el futuro, una investigación de Pfizer del 28 de julio evidencia que “una tercera dosis de la vacuna Pfizer/BioNTech contra el COVID-19 puede incrementar considerablemente la protección contra la variante delta más que la protección que ofrecen las dos dosis estándar”. Este mismo estudio mostró que en individuos entre 18 a 55 años, los niveles de anticuerpos después de una tercera dosis eran más de cinco veces más altos que con dos dosis. En individuos entre 65 a 85 años, los niveles de anticuerpos después de una tercera dosis fueron 11 veces más altos que con dos dosis. Sin embargo, esta investigación aún no ha sido publicada ni revisada por pares.

Con toda la nueva información que resalta los beneficios de una dosis suplementaria y la cantidad de vacunas disponibles, puede ser difícil garantizar que aquellos que estén completamente vacunados no abusen del sistema para recibir una tercera dosis que no esté autorizada, o que mezclen vacunas, aun cuando el CDC y la Organización Mundial de la Salud no recomiendan combinar vacunas debido a la falta de investigación y de datos acerca de los efectos que puedan resultar.

Actualmente, los Estados Unidos no está ni recomendando ni preparándose para administrar una dosis de refuerzo para los que consideren necesitar una protección adicional. El enfoque inmediato para los Estados Unidos debe seguir siendo el darle prioridad a los esfuerzos y los recursos que aborden las dudas acerca de las vacunas y aumentar el número de personas que están completamente vacunadas.

Aunque el concepto de una vacuna de refuerzo de Pfizer/BioNTech ha mostrado propiedades efectivas, aún no ha sido aprobado ni recomendado por el CDC, la NIH, el FDA o la OMS. Por lo tanto, no sería prudente para las personas determinar los beneficios de recibir una tercera dosis sin considerar todas las implicaciones para su salud que pueden estar involucradas.

 

AM LLC está trabajando actualmente en todo el país con varios estados y agencias de salud pública en pruebas, rastreo de contactos y programas de vacunación. Los condados, estados o socios de K-12 que estén interesados en asociarse con AM para apoyar a mitigar el COVID-19 deben comunicarse con el Dr. Christopher K Orlea en c.orlea@amllc.co. 

Related NEWS